Aprender, aprender y ¡aprender!

¿Sabía que la palabra “-aprender- se deriva del latín- apprehenderé-, y significa "atrapar" o "agarrar"? Es increíble todo lo que encierra esta palabra compuesta de 8 letras, y mucho más asombroso es conscientizarnos que, como seres humanos, tenemos una capacidad de aprendizaje ilimitada.

A pesar de que es una magnífica noticia, tenga precaución. Todo el tiempo estamos aprendiendo, seamos conscientes o no, y tanto aprendemos lo que nos ayuda, como lo que nos sabotea. Eso es impresionante y denota la necesidad que tenemos de aprender a escoger y dirigir nuestros pensamientos cautelosamente.

Tanto en la vida como en el trabajo, es fácil quedarnos con muchas cosas que nos dicen, que escuchamos, que leímos o bien que interpretamos en alguna circunstancia específica. Pero: ¿qué tal si los conceptos que hemos "atrapado" están limitando nuestro potencial? peor aún: ¿cómo sabemos que estamos cuestionándonos de una manera inteligente y enfocados en buscar soluciones? o ¿cómo podemos soltar los paradigmas que nos siguen persiguiendo, a pesar de haber tratado de renunciar a ellos?

La mayoría de veces, al conducirnos habitualmente encerrados en una sola forma de ver las cosas, dejamos de ver el completo paisaje de realidad que encierra nuestra corta perspectiva y que nos habilita para desaprender o "soltar" los miedos o paradigmas que nos impiden potenciar nuestros talentos y vivir una vida plena. Ese "ver" el paisaje de realidad es semejante a una vida de "aprendizaje constante."

Es por ello que tuve la enorme motivación y bendición de ir plasmando en este libro de Auto-coaching, cómo cuestionar aquellos pensamientos que afectan el rendimiento. Más que un libro, es una guía salpicada de practicidad, tips, experiencias y del sincero anhelo de facilitar el conocimiento necesario a las personas que desean dar sus primeros pasos en el mar de la "autoayuda".

Comments are closed.